El sector dental no dispone de datos puntuales acerca de las tendencias seguidas por las distintas prestaciones odontológicas. Tampoco hay cifras sobre la demanda total, cuyos datos son publicados por el INE una vez transcurridos al menos dos años con respecto al período de referencia.

«Desde Key-Stone, intentamos analizar la evolución en términos cuantitativos y cualitativos de la demanda. O lo que es lo mismo, la cantidad y tipología de tratamientos realizados. Para ello se toman como parámetro de medida los consumos de las clínicas dentales con respecto a determinados materiales.»

Desde Key-Stone, intentamos analizar la evolución en términos cuantitativos y cualitativos de la demanda. O lo que es lo mismo, la cantidad y tipología de tratamientos realizados, tomando como parámetro de medida los consumos de las clínicas dentales con respecto a determinados materiales. Concretamente, observamos aquellos que se emplean en procedimientos clínicos, como los anestésicos, los composites, los materiales para realizar prótesis, el número de implantes, brackets ortodónticos, etc.

Claramente, las tendencias que medimos no se refieren al gasto de los pacientes, y aparentemente serían útiles únicamente para las empresas del sector. Pero, en realidad, también nos ayudan a analizar las dinámicas que marcan la demanda de prestaciones para los odontólogos.

Estos análisis se realizan gracias a nuestros paneles, en los que participan empresas fabricantes y distribuidoras. El valor de ventas supera los 500 millones anuales y nos permite monitorizar las tendencias del mercado de forma muy fiable. Con respecto a los materiales de laboratorio, se han excluido aquellos que podrían desvirtuar esta tipología de análisis, como los discos y bloques Cad-Cam. A pesar de la crisis, estos materiales están creciendo enormemente porque sustituyen progresivamente las aleaciones empleadas para las técnicas de colado. Con relación a los implantes, es preferible presentar la información por volúmenes, es decir, por número de implantes, ponderando los datos al neto de las ventas a algunas cadenas que cerraron entre 2018 y 2020.

«El sector dental está al servicio de la ciudadanía y es indispensable. Aunque las terapias pueden posponerse, normalmente no se puede prescindir del tratamiento odontológico.» Roberto Rosso.

 

Tal y como puede observarse en el Gráfico 1, a partir del primer trimestre 2020 se percibe una fuerte caída en el consumo de clínicas dentales y laboratorios. Mientras en el segundo trimestre asistimos a un extraordinario colapso del mercado. Por todo ello, es posible afirmar que, durante los primeros seis meses 2020, los consumos en productos dentales descendieron casi un 40%. Ello implica que seguramente ha habido un descenso muy importante de la demanda de terapias dentales, con una tendencia que podría colocarse alrededor de este 40%. Este fenómeno se explica gracias al período de confinamiento y al cierre temporal de las clínicas dentales.

También resulta interesante señalar las tendencias de los materiales protésicos junto con las de los implantes. Ambos han descendido más que los consumibles de clínica, experimentando una curva de recuperación un tanto ralentizada. Todo ello se justifica con algunas cuestiones relacionadas con la renuncia momentánea de una parte de la población a realizar tratamientos más costosos de prótesis e implantes.

Sin embargo, ya en 2021 comienza una fuerte recuperación, con un cierre muy positivo, también en comparación con 2019, para los materiales destinados a procedimientos clínicos. Es preferible medir los resultados respecto al año 2019 pues las tendencias quedarían fuertemente distorsionadas al compararlas cifras con 2020. Se observa una buena recuperación también de los materiales para la prótesis, que, muy probablemente, se alcanzará ya durante la primera parte de 2022. Los implantes podrían recuperarse de forma un poco más lenta.

En cualquier caso, deberíamos preguntarnos por qué hemos logrado de forma tan inmediata este extraordinario rebote positivo. Es un aumento que raramente se observa en otros sectores o servicios a las personas.

La respuesta es bastante sencilla. Se debe a que los tratamientos dentales no son servicios consumibles, no son comidas de restaurante ni noches de hotel, que pueden perderse para siempre. El sector dental está al servicio de la ciudadanía y es indispensable. Aunque las terapias pueden posponerse, normalmente no se puede prescindir del tratamiento odontológico.

«Sigue siendo importante tener conciencia de que para alcanzar el éxito y garantizar prosperidad a la clínica, la recuperación dependerá de la capacidad de cada centro a la hora de implementar nuevas estrategias y operaciones. Éstas deberán permitir reaccionar correctamente frente a un “cambio de época” que trasciende las dinámicas internas en la demanda del país.» Roberto Rosso.

La fuerte recuperación del sector dental en 2021, aunque todavía se aleja de los valores obtenidos en 2019, ha tenido un impacto favorable sobe la confianza en un amplio espectro de dentistas titulares de clínicas. Se observa que en 2021, los titulares de clínicas han decidido invertir en tecnologías, particularmente en el sector digital.

En el ámbito digital estamos asistiendo a un crecimiento verdaderamente sorprendente para los escáneres intraorales. A pesar de la crisis y un clima de indudable incertidumbre en el año 2021, las clínicas dentales españolas compraron mas de 2.000 escáneres. Este dato es más del doble que en 2020 y con un crecimiento parecido también con respecto a 2019.

Por otra parte, la demanda de escáneres puede explicarse parcialmente gracias a la fase de digitalización de las clínicas, que todavía no estaban equipadas con estas nuevas tecnologías. También revela una mayor confianza hacia al futuro. Este fenómeno se percibe también al analizar la evolución positiva que siguen otras tecnologías. Las tendencias se presentan en el Grafico2, y se observan datos muy alentadores, especialmente en el mundo 3D.

Es posible concluir que, ante la repentina recuperación de la demanda y la manifiesta proactividad de una parte importante de titulares de clínicas se hace necesario volver la mirada hacia el sector dental desde la confianza y el optimismo. A pesar de la indudable incertidumbre que podría incidir sobre las empresas en el futuro más próximos.

Roberto Rosso, de Key-Stone.